carechoicecomforthope
Please upgrade your flash plugin.

¿Qué es un hospicio?

Históricamente, el concepto de hospicio esta arraigado en la idea de ofrecer un lugar de refugio y de descanso, u hospitalidad, a los viajeros cansados y enfermos que realizaban viajes largos o difíciles. Los hospicios fueron muy conocidos en la Europa medieval, con más de 750 instituciones de ese tipo en la Inglaterra del siglo XIII.

Dame Cicely Saunders fundadora del primer hospicio moderno en Londres en 1967, fue la primera persona en aplicar el término "cuidado paliativo" a la atención especializada a enfermos terminales.

Hoy en día, hospicio es el término que se utiliza para denominar a la asistencia sanitaria diseñada específicamente para apoyar el desarrollo físico, emocional y las necesidades espirituales de los enfermos que tienen una esperanza de vida limitada debido a una enfermedad o condición. El hospicio esta diseñado para proveer un cuidado compasivo y de apoyo a aquellos que se encuentran en la última etapa de la vida, para que puedan vivir lo mas plena y cómodamente posible.

support image

Es un servicio dirigido por profesionales médicos y coordinado por enfermeras, con un enfoque interdisciplinario orientado a la atención del paciente que está disponible las 24 horas del día, los 365 días del año.

La idea de hospicio afirma la vida y considera morir como un proceso natural. Ni acelera, ni pospone la muerte.

La finalidad del hospicio es permitir que el proceso de la muerte se desarrolle con el mínimo de incomodidad para el paciente, manteniendo la dignidad y la calidad de vida hasta el final.

El concepto de hospicio se basa en el cuidado, no es un lugar o espacio físico específico. El principal emplazamiento en el que el paciente recibe la atención y el cuidado de hospicio es el hogar, ya que allí este se siente mas seguro y cómodo rodeado de su entorno familiar. Sin embargo, esta atención también puede proporcionarse en otros lugares en los que el paciente puede habitar, como en las residencias de vida asistida, geriátricos u otros centros de cuidados prolongados.

El hospicio proporciona un servicio dirigido por profesionales médicos y coordinado por enfermeras, orientado a la atención del paciente. El equipo, que también incluye un trabajador social, un capellán, un ayudante de salud en el hogar, y voluntariado proporcionan una continua formación personalizada y servicios de asesoramiento desde una actitud compasiva y solidaria. Con este enfoque a la atención, el paciente, los cuidadores y la familia tienen acceso a la información necesaria para hacer frente a la situación. Están entonces mejor preparados para la realidad de la enfermedad y son capaces de hacer frente a las últimas etapas de la vida con mas confianza.

Diariamente la atención primaria es proporcionada por los miembros de la familia o seres queridos. El equipo del hospicio está disponible veinticuatro horas al día, siete días a la semana y 365 días al año para brindar formación, asesoramiento y experiencia practica sobre el cuidado tal y como viene especificado en la guía del "RN Case Manager" que se encarga de gestionar los casos.

El hospicio hace hincapié en los cuidados paliativos (es decir, en el alivio de los síntomas de dolor e incomodidad) en lugar de insistir en el tratamiento curativo, y hace más hincapié en la calidad de vida que en la prolongación de esta.

El hospicio también proporciona apoyo emocional, espiritual y amparo siempre basado en los deseos y necesidades del paciente, de los cuidadores y familiares. La experiencia de cada persona es diferente, por ello el equipo del hospicio, en asociación con el médico del paciente, crea un plan de atención personalizada para cubrir las necesidades individuales de cada paciente. Los familiares y cuidadores son también tenidos en cuenta a la hora de elaborar este plan.

support image
    Los principales compromisos del cuidado de hospicio son:
  • El respeto por el valor y la dignidad de cada individuo.
  • Dedicación y compromiso con la más alta calidad de cuidado compasivo.
  • No acelerar ni posponer la muerte.
  • Anteponer la calidad de vida a la duración de esta.
  • Tratamiento del paciente, en lugar de la enfermedad.
  • Alivio del dolor en lugar de utilizar tratamientos curativos.
  • Atención, formación y asesoramiento del paciente, cuidadores y familia.
  • Atención personalizada de manos de enfermeras colegiadas y del personal de la enfermería.
  • Se puede contactar con el equipo interdisciplinar las 24 horas al día los 365 días del año.
  • Apoyo durante el duelo a las familias y seres queridos después de una pérdida.